descubrir algunos libros de la Biblia

«Ahora voy hacer una propuesta: ¿porqué no descubrir algunos libros de la Biblia, que normalmente no son conocidos? ¿O de cuales apenas hemos escuchado algún pasaje durante la Liturgia, pero que no hemos después leído por entero? En efecto, muchos cristianos no leen más la Biblia, y tienen de ella un conocimiento muy limitado y superficial. La Biblia -como dice el nombre- es una colección de libros, una pequeña «biblioteca», nacida en el curso de un milenio. Algunos de estos «libritos» que la componen continúan casi desconocidos para la mayor parte de las personas, aún de buenos cristianos. Algunos son muy breves, como el Libro de Tobías, una narración que contiene un sentido muy alto de la familia y del matrimonio; o el Libro de Ester, en el cual la Reina hebrea, con fe y oración, salva a su propio pueblo del exterminio; o, aún más breve, el Libro de Rut, una extranjera que conoce a Dios y experimenta su providencia. Estos pequeños libros se pueden leer por entero en una hora. Más difíciles, y autenticas obras maestras, son el Libro de Job, que afronta el gran problema del dolor inocente; el Eclesiastés, que llama la atención por la desconcertante actualidad con que pone en discusión el sentido de la vida y del mundo; el Cantar de los Cantares, estupendo poema simbólico del amor humano. Como ven, estos son todos libros del Antiguo Testamento. ¿Y el Nuevo? Ciertamente, el Nuevo Testamento es más conocido, y los géneros literarios están menos diversificados. Pero, ha de descubrirse la belleza de leer un Evangelio todo de corrido, así también recomiendo los Hechos de los Apóstoles, o una de las Cartas».
Benedicto XVI, 3-8-2011

 

Anuncios