Preguntas más frecuentes sobre la devoción al Corazón de Jesús

¿Qué quiere decir «Sagrado Corazón de Jesús?

El mismo Jesucristo Nuestro Señor, Hombre perfecto y Dios perfecto, considerado bajo el aspecto más verdadero en Él y más conmovedor para nosotros: como alguien que ama sin ser correspondido.

¿Porqué Jesús nos muestra su Corazón?

sagrado corazon altar roma dehon

Porque quiere que nos demos por enterados de su amor y le devolvamos amor por amor. Quiere Nuestro Señor que nos demos cuenta del estupendo amor que nos profesa; que creamos en ese amor. Nos grita, reprochándonos nuestro desprecio: Miren mi Corazón que tantos los ama, pero que es correspondido por ustedes con ingratitud.

¿Porqué se sirve Jesús del Corazón?

Porque atiende al modo común que tenemos de hablar, donde tomamos el corazón como símbolo, como expresión de los afectos del alma y especialmente del amor. El corazón es el símbolo natural de los afectos.

¿Qué hemos de responder a Jesucristo?

Debemos postrarnos a sus pies y exclamar con el discípulo amado: «Nosotros somos de los que creen en el amor que Dios no tiene» (1Jn 4,16). ¡Creo, Señor, en tu amor para conmigo! Creo en tu amor ardiente, apasionado, sobrehumano, verdaderamente divino. Ahora me doy cuenta de tu estupendo amor. Perdón, Señor, por no corresponder a tu amor en el pasado.

¿Cuál es el destinatario de la devoción al Sagrado Corazón?

El Corazón vivo, palpitante, de Jesucristo considerado como símbolo del amor no correspondido que nos tiene. Lo que directamente veneramos es el corazón material de carne, lo veneramos por el amor despreciado que representa. Es al Verbo humanado, al cual hay que referir, en último término, toda la adoración que al Divino Corazón se tributa. Por eso el destinatario de la devoción es: «Dios, el Verbo encarnado, amándonos y simbolizando su amor en este Corazón» (P. Vermeersh, sj).

Es, por lo tanto, el Sagrado Corazón de Jesús, la expresión más atractiva del infinito amor divino y humano del Hijo de Dios encarnado.

(Ligeramente adaptado de un texto del p. José M. Sáenz de Tejada)

Anuncios