Dehon y la escuela francesa de espiritualidad 3/3

La orientación pastoral que caracterizará los grandes años sociales del canónigo Dehon –como se le llamará en la época– se articulará difícilmente con las opciones espirituales hechas a partir de 1877. Como es sabido, el vicario Dehon desea cada vez más la vida religiosa, en la misma medida en que le absorben las actividades. Esta necesidad que expresa con progresiva insistencia debe comprenderse en la lógica de la espiritualidad de la escuela francesa del siglo XVII. No es fruto de la huida del clero diocesano sino, por el contrario, un modo de realizar su visión y su ejercicio del sacerdocio. En este sentido, su concepción de la vida religiosa es de tipo sacerdotal. Por lo demás, a pesar del deseo cada vez más fuerte de vida religiosa, no tiene idea alguna de su realización concreta. Por eso oscila entre Institutos tan distintos como los jesuitas, los espiritanos y los asuncionistas. Su ansia de vida religiosa es, pues, de doble efecto: el sacerdocio, y una vida espiritual interior estable. Es preciso tener en la mente esta doble problemática, no exenta de ambigüedad a la hora de la puesta en práctica. Su proyecto obedece a un enfoque con dos motivos que buscan un mismo objetivo: la eficacia espiritual y pastoral de su vida sacerdotal. Al menos, así es como el Padre Dehon vivió su proyecto.

 

Basado en el trabajo del padre Yves Ledure, scj

Anuncios