La gestación del carisma dehoniano

En el año 1877 el Canónigo honorario de la diócesis de Soissons, Léon Gustave Dehon, tras una serie de retiros espirituales, confirma el deseo de ser religioso. En sus años de Seminario en Roma había sido formado en la espiritualidad de la Escuela Francesa, espiritualidad cristocéntrica que tiende a la unión con Dios y que valora mucho el sacerdocio. A su vez nacerá en el la inclinación a una forma de vida regular de oración y estudio. Piedad y estudio serán dos de las características de su concepción del sacerdocio. Más tarde, el P. Dehon añadirá otra: el apostolado social. Queda así formada lo que Yves Ledure, estudioso del P. Dehon, llama la “trilogía dehoniana”. Dehon entiende que en su vida en sacerdote debe llegar a ser: santo, sabio y apóstol. Vemos, pues, que desde el principio el tema del sacerdocio, la preocupación por su calidad humana y espiritual, es central. Esta constante aparecerá en muchas iniciativas de Dehon pero, de manera particular, en la fundación de la congregación.

Dehon fue un sacerdote diocesano implicado profundamente en una serie de importantes obras de calado social, llevas a cabo en San Quintín, una ciudad-tipo de la época de la industrialización. A la tarea parroquial une la capellanía de las religiosas Siervas del Corazón de Jesús, de las que es director espiritual y confesor, además de confidente de su fundadora, la Madre María Uhlrich.

Esta circunstancia hace renacer su nostalgia de la vida religiosa. Del 21 al 27 de marzo de 1876 hace un retiro de elección en la casa de los jesuitas de Laon que concluye de nuevo con la decisión de ser religioso, pero con una novedad respecto a su recuerdo de los años del seminario en Roma: el compromiso apostólico. Dehon no piensa ya en la vida religiosa como esquema monástico de retiro, piedad y estudio. Añade el apostolado, en primera instancia, porque no puede abandonar las obras de San Quintín. Ciertamente Dehon está atado a sus obras, y para intentar “librarse” de ellas contacta con diversas congregaciones (Paúles, Padres del Espíritu Santo, Hermanos de San Vicente de Paúl, etc.) para que las asuman. Siempre halla respuestas negativas.

Continuará…

Anuncios