El rol de la juventud para el P. Dehon

El apostolado de los laicos

“El apostolado laico se ha desarrollado sobre todo en este siglo. Se podrían dar muchas buenas razones. Hay menos clero que antes. No hay ya clérigos que se quedan solamente en los grados menores del ministerio. La Providencia que provee todo nos da la ayuda de los apóstoles laicos. Hay algunas veces más facilidad para los laicos en el tiempo actual para acudir a ciertas miserias, que el sacerdote de ninguna manera puede atender. El apostolado laico además no es otra cosa que la expansión o floración de la caridad cristiana, y es algunas veces un deber. El Santo Padre quiere mucho esta acción común del laico y del sacerdote”. P. León Dehon, OS I, 324.

El apostolado de los jóvenes

“Dejen este fruncir las cejas. Pesimismo y juventud son dos palabras que no se dejan unir. La juventud es vida, es acción, es expansión, es entusiasmo”. P. León Dehon, OS I, 447

Guiados por el Papa

El Papa les indica [a los sacerdotes] todas las obras que procurarán la renovación cristiana de la sociedad. Este trabajo de resurrección el Papa no lo confía solamente a ellos; les ha dicho que deben ser los apóstoles y los inspiradores de él. ¿Quiénes serán entonces sus auxiliares? Ustedes, juventud católica…”. P. León Dehon, OS I, 477

“Dóciles a los consejos del Papa, ustedes, jóvenes, deben ir al pueblo, a los obreros, a los pobres. Deben buscar por todos los medios cómo ir en su ayuda, levantar su moral y hacer menos dura su suerte. Para este fin hay que organizar reuniones y congresos, fundar patronatos, círculos, cajas de ahorro para los campesinos, oficinas de asistencia y de colocación de trabajadores; escribir libros, artículos en los diarios y revistas. Para las reformas económicas y sociales hay que recurrir a la prensa, a la acción electoral, a la propaganda bajo todas sus formas”. P. León Dehon, OS I, 467-477

Los métodos

En 1898 el P. Dehon escribió en “La Crónica del Sud-Este”, el diario de la Democracia Cristiana:

“A los jóvenes: ¡Adelante! ¡Avanza! …¡Avancen, jóvenes! Estamos atrasados. Hemos perdido terreno, tenemos que reconquistarnos o recuperar el terreno perdido”…
¡Animo, jóvenes! Su método es el único verdadero. No hay que contar con bruscos cambios de opinión. El apostolado es una obra de labor y de tiempo. Estudien, actúen, organícense…

…Ustedes están en camino, marchen. Hace falta un pequeño grupo de estudios en cada parroquia, es el punto de partida. El estudio prepara a la acción. Aprendan a hablar, a refutar los sofismos que inundan las calles. Tengan su programa de reformas económicas y sepan justificarlo. ¡Qué pobres católicos son los que encierran su fe y su acción en la vida privada! ¡Verdaderamente no son hombres! ¡Qué bonito rol es el de ustedes…

Organícense. Vendrán otros períodos electorales. Su palabra cálida animará las masas. Su rectitud y lealtad ganarán los corazones. ¡Ustedes son nuestra esperanza y serán nuestra salvación!

¡Arriba, queridos jóvenes! Presten su ayuda a la resistencia y a la acción. Vean con los mayores lo que se puede hacer. Hacen falta las conferencias, las reuniones, los afiches. Hacen falta las peticiones, las demostraciones de toda clase. Contamos con ustedes. León Dehon, Crónicas del Sudeste, OS I, 587-588

leon-dehon-instruccion-celo-virtud
Jóvenes católicos pónganse en acción
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s