Compartiendo el carisma

Sólo quien está apasionadamente enamorado puede atraer y fascinar a otros para seguirlo. Esta pasión de Dehon por el Corazón de Cristo es la que nosotros transmitimos como un don. ¿No dijo él al final de su vida: “les dejo el más maravilloso de los tesoros: el Corazón de Jesús”? Es el don que compartimos con los otros. Es nuestro más grande don.
En el costado de Cristo también muchos laicos han encontrado la fuente del Espíritu en sus vidas. Uno de los participantes en el encuentro de la Familia Dehoniana, en mayo de este año, dijo en la Eucaristía conclusiva: “La espiritualidad dehoniana del amor y la oblación, la disponibilidad y la entrega de uno mismo, y la reparación ha hecho vibrar mi corazón. En este encuentro aquí con ustedes el carisma del P. Dehon ha incrementado lo bueno que hay en mí y ha reforzado mi relación con Dios y la devoción a su Sagrado Corazón. Lo que más me atrae del P. Dehon es su pasión por Dios y su compromiso con la justicia social”. Grace Escobia, que pronunció estas palabras, es abogada en Filipinas y está muy comprometida en la obra “Kasanag Daughters” (de la Región Filipinas), un servicio para mujeres víctimas de abusos. Ella es un ejemplo de un laicado dehoniano.

Este compartir el carisma con los laicos ha sido parte de nuestra tradición desde el principio. Un apasionado P. Dehon ya empezó en 1878 a compartir su don con los laicos cercanos a él: su familia, amigos y colaboradores, para que pudiera penetrar en sus almas y ambientes. En un principio, gracias al carisma los laicos fueron agrupados en una asociación que, al final de la vida del fundador, era conocida como Adveniat Regnum Tuum. Dehon quiso que esta asociación participase en la misión de la Iglesia, del mismo modo que el carisma permitía a la Congregación fundada por él participar en la construcción del Reino del Corazón de Jesús en medio del mundo.
Más tarde el nombre de la asociación se cambió por Asociación de Reparación. Desgraciadamente, en las décadas después de la muerte de Dehon el interés por esta asociación fue cayendo. Sin embargo, por otro lado aparecieron otras formas de vida laical consagrada según este carisma, como la Compagnia Missionaria y el MAMscj, o también en la vida religiosa con la Fraternidad Mariana del Sagrado Corazón.
Después del Vaticano II, animados por la espiritualidad de comunión no sólo en nuestra congregación sino también en muchas otras, el compartir el carisma experimentó una renovación. También en la congregación dehoniana, cada vez en más lugares, los grupos de laicos han comenzado a apreciar la espiritualidad del Corazón de Jesús al estilo de León Dehon. A partir de 1985 empezamos a hablar de la Familia Dehoniana, reuniendo bajo ese nombre las diferentes expresiones del carisma. Éste también se ha extendido entre los jóvenes en nuestras parroquias y las obras sociales y educativas, llamándose a sí mismos “dehonianos” y “juventud misionera” o “juventud dehoniana”. Son bien conocidos por la manera en que ellos participan en el trabajo misionero de nuestros hermanos religiosos.

La Familia Dehoniana está presente de alguna manera en la mayoría de los países donde han llegado la Congregación y/o la Compagnia Missionaria. En la mayoría de estos lugares, el don del carisma es compartido con los laicos a nivel local.
¡Deseamos a todos una santa fiesta del Corazón de Jesús!

Extracto de la Carta en ocasión de la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús 2014

P. José Ornelas Carvalho, Superior General SCJ y su Consejo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s