5 preocupaciones pastorales del Papa

Éstas son 5 preocupaciones pastorales del Papa Francisco:

1. Caída de la participación en la misa dominical

“Se nota una fuerte caída de la participación en la misa dominical, así como de la vida sacramental. Donde en los años sesenta todavía en todas partes, casi cada fiel participaba todos los domingos en la santa misa, hoy a menudo son menos del 10 por ciento. Los sacramentos son cada vez menos frecuentados. El sacramento de la penitencia a menudo ha desaparecido. Cada vez menos católicos reciben la Confirmación o contraen Matrimonio católico. El número de las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada ha disminuido claramente. Considerados estos hechos, se puede hablar verdaderamente de una erosión de la fe católica”.

En Argentina sólo el 15% de los que se dicen católicos, asiste todas las semanas a Misa.

2. Excesiva centralización

“Se inauguran nuevas estructuras, para las cuales, sin embargo, faltan los fieles. Se trata de una cierta clase de nuevo pelagianismo, que nos lleva a poner la confianza en las estructuras administrativas, en las organizaciones perfectas. Una excesiva centralización, más que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinámica misionera”.

3. La fidelidad a la Iglesia y al magisterio

“Como padre solícito, el obispo acompañará las facultades teológicas ayudando a los profesores a redescubrir el gran alcance eclesial de su misión. La fidelidad a la Iglesia y al magisterio no contradice la libertad académica, sino que exige una actitud humilde de servicio a los dones de Dios. El sentir ‘cum Ecclesia’ debe caracterizar de manera particular aquellos que educan y forman a las nuevas generaciones”.

4. Sin sacerdotes no hay Eucaristía

“Es necesario poner siempre de manifiesto el íntimo vínculo entre Eucaristía y sacerdocio. Planes pastorales que no atribuyen adecuada importancia a los sacerdotes en su ministerio de gobernar, enseñar y santificar sobre la estructura y la vida sacramental de la Iglesia, la experiencia nos muestra que están destinados al fracaso. La preciosa colaboración de los fieles laicos, sobre todo allí donde faltan las vocaciones no puede convertirse en un sucedáneo del ministerio sacerdotal, o incluso hacer que parezca un simple ‘opcional’. Sin sacerdote no hay Eucaristía”.

5. Proteger incondicionalmente la vida humana

“Una tarea del Obispo que nunca es suficientemente apreciada es el compromiso por la vida. La Iglesia nunca tiene que cansarse de ser la abogada de la vida y no debe dar marcha atrás en el anuncio de que hay que proteger incondicionalmente la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. En esto nunca podemos llegar a compromisos, sin llegar a ser también culpables nosotros mismos”.

En Argentina sólo el 20% de los que se dicen católicos rechaza el aborto en forma incondicional

 

Fuente: Discurso del Papa Francisco del 20-11-2015

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s