La santidad en perspectiva dehoniana

“El estado religioso es un estado de perfección o, cuando menos, un estado donde se tiende a la perfección”. (León Dehon, DSP 78)

“Hacemos profesión de tender a la caridad perfecta”  (Constituciones SCJ, 14)

Se ha planteado lo conflictivo del uso del término “estado de perfección” y su aplicación a la vida religiosa. Lo conflictivo surge si se lo interpreta en el sentido de que el religioso, por el sólo hecho de abrazar la vida religiosa, entra en un estado de perfección y no en un camino de perfección, o mejor, de perfeccionamiento gradual. En este sentido se acusó a la expresión de ser estática y, por ende, de no condecir con la realidad de la vida humana, que es dinámica.

“Camino de perfección significa, evidentemente, camino de una perfección que es preciso lograr, y no de una perfección ya alcanzada, como explica con claridad santo Tomás de Aquino (cf. Summa Theol., II-II, q. 184, aa. 5 y 7). Los que se hallan comprometidos a la práctica de los consejos evangélicos no creen haber alcanzado ya la perfección. Se reconocen pecadores, como todos los demás hombres: pecadores salvados. Pero se sienten y están llamados más expresamente a tender hacia la perfección, que consiste esencialmente en la caridad (cf. Summa Theol., II-II, q. 184, aa. 1 y 3).” (Juan Pablo II)

“Recibimos el Espíritu Santo en el bautismo y en la confirmación, precisamente para vivir bajo su guía y hacernos santos. A todos los cristianos, pero con mayor razón a sus discípulos más íntimos, dijo el Señor: ‘Sean perfectos como su Padre celestial es perfecto’ (Mt 5,48)”. (DSP 256)

El otro problema fue el uso histórico de la expresión para indicar que la vida religiosa era concebida como de “mayor perfección” que los otros estados de vida. Ya siglos entes del Concilio Vaticano II se planteó que la perfección se da en la caridad, y ésta no está limitada a ningún estado, por lo que puede -y todo cristiano debe estar- en tensión a la perfección en la caridad, en cualquier estado de vida en que la persona se encuentre, y sí se diera un mayor o menor grado de perfección, esto hay que verlo como un don de Dios en todo caso:

“Los santos son tales por la correspondencia a la gracia divina… Crecieron en santidad y en perfección según la medida de su correspondencia y su fidelidad”. (DSP 190)

“Desde luego, no se puede olvidar que todos los cristianos están llamados a la perfección. A esta vocación alude el mismo Jesucristo: “Ustedes, pues, sean perfectos como es perfecto su Padre celestial” (Mt 5, 48). El concilio Vaticano II, refiriéndose a la vocación universal de la Iglesia a la santidad, dice que esa santidad “se expresa multiformemente en cada uno de los que, con edificación de los demás, se acercan a la perfección de la caridad en su propio género de vida” (Lumen gentium, 39; cf. n. 40). Con todo, esa universalidad de la vocación no impide que algunos estén llamados de modo particular a un camino de perfección. De acuerdo con el relato de Mateo, Jesús dirige su llamada al joven rico con las palabras: “Si quieres ser perfecto…” (Mt 19, 21). Es la fuente evangélica del concepto de camino de perfección: el joven rico había preguntado a Jesús acerca de “lo que es bueno”, y, como respuesta, había recibido la enumeración de los mandamientos; pero, en el momento de la llamada, es invitado a una perfección que va más allá de los mandamientos: es llamado a renunciar a todo para seguir a Jesús. La perfección consiste en una entrega más completa a Cristo. En este sentido, el camino de los consejos evangélicos es camino de perfección para los que han sido llamados.” (Juan Pablo II)

Es en este sentido que se entiende auténticamente la afirmación de la mayor perfección de la vida religiosa: como una mayor gracia, que exige una mayor respuesta en gratitud:

“Su vocación, su misión eran extraordinarias; las gracias y los medios fueron también extraordinarios: ‘Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá’ (Lc 12,48)”. (DSP 190)

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s