Cuidar la inteligencia y el corazón (P. Dehon)

Documento histórico sobre la formación dehoniana

Carta Circular

Sobre los estudios

Roma, 31 de marzo de 1898

Nuestros muy queridos Sacerdotes y Hermanos,


Uno de los principales frutos de nuestra estancia en Roma fue revivir en nosotros las impresiones que dieron el nacimiento a la Sociedad de los Sacerdotes del Corazón de Jesús. Las deliberaciones del Consejo y estas cartas urgentes de los más antiguos de nuestra Obra suman a estas primeras impresiones una fuerza que nos da la autoridad para recordar uno de los puntos más importantes que han propuesto los primeros agrupados bajo el nombre de Sacerdotes del Corazón de Jesús. Ellos querían al ponerse bajo esta denominación tener una doctrina espiritual segura y
una formación de la inteligencia y del corazón más completa de lo que ordinariamente es posible tener en el clero secular.

Las dificultades de nuestros comienzos y las exigencias de las obras nos obligaron a sacrificar esta formación ante la necesidad de vivir, sin embargo, el deber de nuestro cargo nos obliga a hacernos el intérprete más autorizado de nuestra querida Congregación en lo concerniente a los estudios eclesiásticos.

I. Antes de entrar al noviciado – Durante el postulantado prescrito por la regla, el futuro novicio será examinado sobre la literatura de su lengua materna, sobre la lengua latina, y el postulantado se extenderá fuera del noviciado hasta que el postulante sea reconocido apto para seguir útil e exitosamente un curso de filosofía escolástica.

El examen se enfocará en la instrucción religiosa y en las diversas ramas de la educación, y el resultado se registrará en el archivo de cada novicio en un documento separado.

II. Durante el Noviciado – Además de los dos años de probación deben tener más especialmente una formación y una escuela del corazón, una dirección y un fortalecimiento de la voluntad, sin embargo, como las ideas son los móviles de los actos, los novicios deberán entrenar el conocimiento de las lenguas que ellos posean y el hábito del estilo y de la composición para las traducciones de autores ascéticos y de ensayos latinos, o en su lengua sobre temas piadosos, resúmenes, conferencias o lecturas, mediante el análisis de los autores espirituales . Ejercitarán su memoria aprendiendo de memoria San Mateo, San Pablo y San Juan, según sus fuerzas. Estudiarán la historia de Nuestro Señor y los Salmos desde el punto de vista de la espiritualidad.

Los exámenes trimestrales se centrarán sobre el método de oración del Reverendo Padre Roothaan, sobre la suma de teología ascética por el Padre Meynard, O. P, sobre el catecismo de los votos y las obligaciones de la vida religiosa, sobre la explicación literal de los salmos.

Las notas de examen se registrarán en un registro especial.

III. Después del noviciado – Los sujetos que necesitarían completar sus estudios clásicos serán colocados como maestros preferiblemente en las escuelas apostólicas.

IV. Los cursos de filosofía usualmente comprenden dos años. Creemos que debemos recordar a nuestros seminaristas que si las vacaciones son un tiempo de relajación, la diversidad de estudios para la mayoría de los temperamentos es un medio de distracción y que el tiempo de vacaciones es una ocasión para que ellos puedan completar las lagunas, sobretodo en lo que concierne a las ciencias naturales y las especialidades a las cuales deseamos ver complacer a cada uno con el permiso de los superiores sin descuidar el curso principal.

V. Los cursos de teología serán ordinariamente de 4 años; deben abarcar la teología dogmática, la moral, el derecho canónico, la exégesis general y particular, la liturgia y un curso especial de pastoral y, finalmente, la historia eclesiástica.

Los exámenes trimestrales y un examen para el final de las vacaciones se registrarán en cada casa de estudios.

A menos que haya una razón grave, a nuestros estudiantes solo se les permitirá hacer sus votos perpetuos sino después de una prueba intelectual de dos años de teología.

Ordenación sacerdotal no será otorgada sino al final de un curso profesional de ciencia teológica y eclesiástica suficiente para permitir pasar el examen de aprobación exigido por los reglamentos episcopales y ejercer el ministerio sagrado ordinario.

VI. Después de la ordenación durante 6 años, después de la decisión del Consejo, los sacerdotes deberán pasar un examen antes del retiro anual. Instamos a los sacerdotes mayores a que revisen las materias designadas a fin de poder ayudar a sus cohermanos que están sujetos a estos exámenes y también para asistir útilmente, si es posible, a los exámenes que serán públicos.

Hasta ahora, a causa de la dispersión de nuestros asuntos y la necesidad de empleos, sobretodo para los profesores agobiados por la vigilancia, muchos han tenido que estar legítimamente exentos de estos exámenes. Cualquiera que sean los motivos de estas exenciones, en tanto no se haya cumplido esta obligación, los nombres de aquellos que deben ser examinados figurarán en la lista del ordo. Si hubiera mala voluntad, se impondrá la estancia en una casa de estudio.

Cuando se tenga que preparar un examen para que se aprobara, este examen puede tener lugar de cualquier otro con el permiso del Superior general, pero a pedido del superior local, este ha sido el caso hasta el presente, sobretodo en 1897.

Sin embargo, muchos que no pudieron pasar su examen en la época del último retiro deberán ponerse de acuerdo con el Superior de la casa para informar al primer asistente a fines de mayo de las materias teológicas que han pasado después de su ordenación, para que se les pueda asignar el día y el lugar de su examen. Los superiores solos deben responder a este asunto.

Para el examen de 1898, todos los sacerdotes inscritos en el ordo deben por adelantado copiar las preguntas pro I y II anno, que fueron enviadas a los superiores locales, ya sea en hojas sueltas para la filosofía, el derecho canónico y la liturgia, ya sea en el programa de la diócesis de Albi. Es sobre las preguntas de estos dos años que se llevará a cabo el examen de 1898. Se puede conceder un retraso de dos meses, es decir hasta las últimas semanas de octubre, al futuro examinado a petición del sus superiores.

Los programas enviados son muy imperfectos están sujetos a revisión, y todos nuestros sacerdotes están invitados a notar las lagunas. Los superiores de las casas se encargarán de poner a disposición de los jóvenes sacerdotes las obras necesarias para completar sus estudios.

El examen será de una 1/2 hora, para el oral, y comprenderá dos disertaciones, una en latín y la otro en la lengua adoptado por el sujeto a ser examinado.

El propósito de estos exámenes es mantener el celo por los estudios teológicos, ni los exámenes previos, ni los grados obtenidos son una dispensa legítima, aquellos que han tenido la ventaja de estudios mucho más completos deberán el contrario mantenerse más entusiastas.

Contamos con su buena voluntad para ayudarnos a dar esta organización y este impulso a los estudios. Ruego a Nuestro Señor que los bendiga.

Juan del Corazón de Jesús

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s