Historia

Nuestra Familia Religiosa

El fin de nuestra familia religiosa, fundada por el P. León Dehon en 1878, es el espíritu de amor y reparación al Sagrado Corazón de Jesús. (DE. 2).

Religiosos dehonianos españoles, holandeses e italianos han implantado este carisma en Argentina y Uruguay. Los PP. Españoles Rufino Francisco Javier de Castro y Trinidad Salto, salieron de España en abril de 1936 y llegaron a Buenos Aires el 22 de mayo del mismo año. El 21 de febrero de 1938 llega a Buenos Aires desde Recife (Brasil) el P. holandés Juan Van Der Donk, al cual se le une el 1° de abril del mismo año el P. Juan Dismas Laan. Los PP. Italianos José Salesio Babolín, Bernardo Longo y Federico Ravasio llegan a Buenos Aires el 1° de abril de 1938. En noviembre de 1940 llega a Montevideo (Uruguay) el holandés P. Juan Karsken, invitado por el industrial belga Leonardo Steverlynck. En diciembre del mismo año se le une el Cooperador Nicasio Van Vliet.
La fidelidad dinámica al carisma y al llamado de la Iglesia y del mundo son los dos ejes de nuestra misión. Reunidos en comunidades fraternas estamos al servicio de esta misión apostólica anunciando que la fraternidad entre los hombres es posible en Jesucristo (Cst. 6ly 65).

La persona de Jesús, centro y vida del Pueblo de Dios, la misión de la Iglesia, signo de esperanza del mundo nuevo, el análisis de la realidad y de las aspiraciones del ser humano, son elementos que han determinado en la Iglesia en Latinoamérica los objetivos y características de una pastoral al servicio de la Civilización del Amor.

Provincia Argentina

La Provincia Argentina (AR), nació como Provincia Argentina-Uruguaya el 8 de mayo de 1983, bajo el amparo de la Virgen de Luján. A partir del 12 de agosto de 2004, Uruguay es erigido como Distrito URU dependiente de la Provincia AR, regido por el Directorio Provincial, salvo lo establecido por el Estatuto del Distrito. La Provincia AR tiene en ese Directorio su marco referencial y su principio inspirante: “En unión a la oblación reparadora de Cristo al Padre por los hombres, queremos ser signos de comunión y servidores de la reconciliación”.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s