Economía

Ecónomo Provincial: P. Lino Frizzarin, scj

ANIMACIÓN DE LA ECONOMÍA

La Comunión de bienes en el amor fraterno nos permite ser signo de Cristo que se hizo pobre para enriquecernos a todos. Esta Comunión, que ya la primera comunidad cristiana nos propone (cfr. Hch. 2,44), es al mismo tiempo una realidad y un ideal que necesita ser vivido cada vez más profundamente a nivel comunitario (cfr. Cst. 138).

La comunión de proyectos económicos

Responde a las exigencias que nos plantea nuestra misión. Por eso la comunión en la elaboración de los mismos favorece a nuestra corresponsabilidad.
Es condición indispensable que cada proyecto esté avalado y asumido por la comunidad religiosa local, elevado al Directivo Provincial y aprobado por él.
EI proyecto y la realización de las obras al servicio de la pastoral se hacen con la participación de la comunidad cristiana y de la Iglesia local, y en lo posible financiando estas estructuras con el aporte de la misma comunidad cristiana y cuando sea necesario pidiendo a organizaciones nacionales e internacionales.
Las Diócesis son propietarias de templos, capillas y anexos. Es necesario aclarar los ámbitos de administración scj y los que corresponden a la comunidad cristiana a las Diócesis o a otros entes.
Los proyectos dehonianos (casas formativas, estructuras provinciales, o de pastoral específica) se financian con aportes de la Congregación.

Comunión de Bienes

La Comunión de Proyectos nos lleva también a tener una Comunión de Bienes. A través de esta comunión buscamos que cada comunidad religiosa, y la Provincia toda, logre los recursos que le permitan mantenerse económicamente y financiar sus actividades, sin cerrarse a ayudas solidarias de otras instituciones.
Aportamos para el mantenimiento de las Casas de Formación a través de la Obra de las Vocaciones, con secretaría, con aportes parroquiales y otras iniciativas asumidas por el Directivo Provincial. La separación entre la administración de la comunidad religiosa y la administración de las obras de la comunidad cristiana ayuda ambas a asumir sus responsabilidades económicas.

El FONDO COMÚN

Integrado por el Fondo de inversión (bienes patrimoniales) y la Caja común (capital libre), ayuda a vivir la comunión de bienes, asegurando una eficiente solvencia económica, para la Provincia y para cada una de sus comunidades. Determinadas obras pueden tener un fondo de respaldo particular, previa aprobación del Consejo Provincial.
Los bienes patrimoniales (o patrimonio) consisten en conjunto de bienes que por su naturaleza (terrenos, edificaciones…) o por decisión de la autoridad competente (fondo de inversión…) están destinados a garantizar mantenimiento y la actividad durable de los miembros de la Provincia. El capital libre está constituido por la parte de bienes materiales destinados a las necesidades de la vida cotidiana y para el sostén y desarrollo de las obra de la Congregación. Pertenecen al capital libre todos los bienes que se obtienen sea como fruto del trabajo pastoral y prestaciones personales, sea como donativos de bienhechores.
La administración ordinaria de los bienes patrimoniales del capital libre, consiste en la conservación y utilización, según los fines para los cuales están destinados. La administración extraordinaria consiste en su enajenación o utilización para fines distintos a los cuales están destinados.

La Caja común

Oportunamente reglamentada por un Estatuto Económico aprobado por el Directivo Provincial, está integrada por:

  • los aportes del 10% de las entradas de cada comunidad,
  • las donaciones que ella o sus integrantes hayan recibido,
  • los intereses del fondo de inversión y los útiles de la Secretaria.

Las decisiones de utilizar estos fondos son tomadas por el Directivo Provincial, atendiendo a las instancias que considere oportunas.
Le Caja común está al servicio de las necesidades de toda la Provincia según este orden de prioridades:

  • La persona, la salud y la formación de los cohermanos.
  • Las obras y estructuras provinciales y los medios pastorales, a través de préstamos reintegrables.

Urge la necesidad de crear una red de producción de bienes y servicios, que signifique una generación de recursos para la Provincia que involucre a las comunidades SCJ y que sirva para el autosustentamiento.
En le Asamblea anual se informa sobre el balance y los criterio, de utilización del Fondo Común.

EI Ecónomo Provincial

Está al servicio de la Administración Provincial y anima, bajo la responsabilidad del Directivo Provincial, la comunión de proyectos y de bines (cfr. Cst. 138.b).

  • Visita y asesora a las comunidades;
  • Cuida que se respeten las prescripciones del derecho canónico y civil, y todos los compromisos sociales y las implicancias legales.
  • Participa de las reuniones del Directivo Provincial en los temas económicos y en los que éste considere oportuno.
  • Realiza los trámites necesarios como secretario de Asociación Dehoniana y de la Asociación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús (Dehonianos) junto Superior Provincial, presidente de ambas. Cada año, previa aprobación del Directivo Provincial presenta al Ecónomo General el informe económico de toda la provincia;
  • Preside la Comisión Económica.

La Comisión Económica

Es una instancia consultiva permanente para los asuntos económicos que la Administración Provincial le quiera someter.
El Directivo Provincial toma en consideración los pareceres de la Comisión, incluyéndolos en sus actas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s