Castidad

Con corazón casto

Siguiendo a Cristo que realizó su capacidad de amar como Hijo y Hermano, nos comprometemos a vivir nuestro voto de castidad como don gratuito de nuestro amor y afectividad al Padre Dios en el servicio de toda la humanidad, mujeres y hombres, nuestras hermanas y hermanos. Nuestra castidad consagrada se realiza y expresa a través de lo que el P. Dehon llama “amor puro”; amor que reafirma la gratuidad de Dios y de nuestra consagración. Nos comprometemos a vivirlo plenamente desde la opción evangélica del celibato por el Reino. La integración afectivo-sexual es muy importante en la vida de todas las personas y se manifiesta en un trato responsable con los demás en el que se evidencia la primacía de la caridad. Su vivencia implica saber recurrir a la soledad, al silencio, a la disciplina personal a la ayuda de la dirección espiritual.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s