Obediencia

Con corazón obediente

Siguiendo a Cristo que vivió su libertad como constante búsque-da y auténtica realización de la Voluntad del Padre, entregando su vida al servicio de los hermanos, con nuestro voto de obediencia nos unimos a su disponibilidad filial, a su oblación reparadora, a su solidaridad salvadora y a su destino pascual.
La leal corresponsabilidad comunitaria, hecha de diálogo fraterno sostenido por el ministerio de la autoridad, es el espacio de nuestra disponibilidad a Dios, pasando por “las manos de los hombres” (Lc. 9,45).
El Superior Local Provincial, es el primer servidor de la comunidad, primer “ministro” de la ternura y del amor providente del Padre. Ninguna comunidad puede prescindir de este servicio.

La obediencia es participación; valora la subsidiariedad, la coparticipación y la corresponsabilidad efectivas en la organización y en la marcha de la comunidad.
El superior no actúa solo. “Tomará sus decisiones con prudencia y sentido de responsabilidad” (Cst. 72.b) luego de consultar, dialogar con los demás, especialmente en las decisiones importantes que atañen al proyecto comunitario.

La realización del bien común o la atención al bien de la persona, sin desmedro de la continuidad del proyecto comunitario, pueden exigir un cambio de comunidad o de actividad. El Superior Provincial cuenta con el diálogo personal con el interesado y las comunidades afectadas. En estas decisiones se precisa un particular espíritu de fe y de disponibilidad en la búsqueda de la Voluntad de Dios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s