Sean Uno

Adoración

Como discípulos del P. Dehon, quisiéramos hacer de la unión a Cristo en su amor al Padre ya los hombres, el principio y el centro de nuestra vida… En este amor de Cristo encontramos la certeza de que la fraternidad humana podrá ser alcanzada y obtenemos la fuerza para trabajar en su realización (RV. 17 y 18).

Corazón de Jesús,
te debo todo mi amor y toda mi adoración.
Deseo ardientemente reparar el mal
y la ingratitud que hay en mí y en la humanidad,
y que ofende tu amor eterno e infinito.
Por esto te ofrezco mi corazón
y consagro enteramente a ti
mis afectos, mi trabajo, mi persona y mi vida, hasta el último suspiro.
(P. Dehon)

Toda nuestra vida cristiana encuentra su fuente y su cumbre en la Eucaristía (LG. 11). La celebración del memorial de la muerte y de la resurrección del Señor es el momento privilegiado de nuestra fe y de nuestra vocación dehoniana.
“La adoración eucarística es un auténtico servicio a la iglesia” (RU 3]). EI P Dehon nos lo recuerda: “Mi última palabra será para encomendarles la adoración diaria, la adoración reparadora oficial, en nombre de la iglesia… para acelerar el reinado del Corazón de Jesús en las almas y en las naciones…” (Dir Esp. 5,5).
“En la adoración, estrechamente unida a la celebración eucarística, meditamos las riquezas de este misterio de nuestra fe, para que la carne y la sangre de Cristo, alimento de vida eterna, transformen más profundamente nuestra vida “. (RV 83).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s